Leyendas cortas el despertar de Gerónimo

Gerónimo vivía muy feliz en su casa al lado de sus padres y de su hermano de nombre Rosendo hasta que este último descubrió que su fraterno había sido adoptado años antes de que él naciera.

Rosendo no entendía cómo era posible que sus papás trataran tan bien a una persona que no compartía lazos sanguíneos con ellos. Intentó por todos los medios que él se fuera de la casa acusándole de ladrón y de muchas cosas más.

Con el correr de los años, los señores de la casa fallecieron dejándole la mitad de la propiedad a cada uno de sus hijos. Esta situación no la pudo soportar Rosendo e ideó un plan para quedarse con todo.

Después del funeral, invitó a su hermano a beber unas cuantas copas de tequila para que así supuestamente ambos olvidaran lo sucedido. Lo que Gerónimo ignoraba era que su hermano le había puesto algo en la bebida.

Al cabo de unos cuantos tragos los dos hombres salieron de la cantina con dirección a su domicilio. Al detenerse a las afueras de la granja, Rosendo iba ayudando a caminar a Gerónimo quien ya casi estaba dormido debido a los efectos del narcótico.

Se aproximaron a los comederos de los cerdos y Rosendo aventó a su hermano en uno de los contenedores, no sin antes llenar el recipiente con bellotas. Gerónimo quedó inconsciente hasta el día siguiente, más cuando abrió los ojos sintió un intenso dolor.

Aterrado vio como casi todo su cuerpo ya había sido mordisqueado y comido por los cerdos quienes ahora se estaban dando un banquete con sus propias viseras. Quiso gritar pero el dolor que sentía era tan fuerte que no pudo hacerlo.

Poco después arribó a la escena Rosendo quien con una macabra sonrisa observó cómo su plan había funcionado a la perfección. Para más leyendas cortas como esta, no dejes de visitarnos. Si te gustó este relato, compártelo con tus amigos.

Leyendas cortas el despertar de Gerónimo